Distribuidor mayorista para profesionales del sector mascotas. Peluquerías caninas, veterinarios, tiendas de animales y más

 

FORMAS DE PAGO

El pago del precio de los bienes comprados y de los gastos de envío, los cuales aparecerán en pantalla, se podrá realizar mediante las siguientes formas de pago:

  • a) Ingreso en cuenta
  • b) Transferencia bancaria

El ingreso o transferencia se realizará en la cuenta que se le informará en la pantalla al concluir el pedido y generar el comprobante de confirmación de pedido. Al realizar esta operación será imprescindible que el cliente facilite al banco el número de pedido, nombre y apellidos del ordenante (comprador) y enviar una copia del recibo bancario que demuestre dicho ingreso mediante correo electrónico a la dirección info@kingpet.es, para así proceder en el menor tiempo posible al envío de los artículos solicitados.

  • c) Contra reembolso (lo que supondrá un incremento del 3% sobre el valor del pedido)
  • d) Tarjetas de crédito

Al seleccionar esta forma de pago usted será redirigido a un entorno de pago seguro con todas las garantías. Eso quiere decir que KINGPET no tendra acceso a los datos de su tarjeta de crédito.
El pago se realiza en plataformas de pago que son independientes de la Web. La información que usted suministra sobre su tarjeta NO queda registrada en ninguna base de datos sino que van directamente al Terminal Punto de Venta (TPV) de su banco.
Nuestra web ofrece un canal de comunicación encriptado llamados SSL. (Secure Socket Layer – SSL) Esto quiere decir que la información que usted introduce navega entre usted y la plataforma de pago por un canal protegido imposible de acceder.
Todo ello se lo comunicamos para su mayor tranquilidad a la hora de comprar en nuestra web, ya que su confianza y satisfacción es prioridad para nuestra empresa, KINGPET.

BREVE EXPLICACION DEL FUNCIONAMIENTO DEL TPV VIRTUAL.

Su funcionamiento es similar al de los TPV's de los establecimientos físicos. Cuando el cliente accede a la tienda virtual y desea realizar una compra, los pasos que sigue son los siguientes:

  1. El comercio virtual muestra la información del pedido (por ejemplo a través de un carrito de la compra) realizado por su cliente con la información básica: artículo, unidades, referencia, precio unitario, precio total, impuestos (IVA) y costes envío, etc.
  2. Cuando el cliente procede a realizar el pago, el comercio virtual se conecta a una página segura (servidor seguro) perteneciente a la entidad bancaria desde donde se le solicita el número de tarjeta de crédito/débito, nombre titular, fecha de caducidad y, en algunos casos, el código de seguridad CVV.
  3. El banco comprueba la validez de la operación, por lo que los datos de la tarjeta viajan cifrados al sistema del banco para que tramite su autorización con la Entidad emisora de la tarjeta (VISA, MasterCard, 4B, Red6000,...) donde se comprueba la validez de la tarjeta y la disponibilidad de fondos para el pago. De esta forma el comercio no tendrá acceso a los datos de la tarjeta, solamente del pedido y su importe, y el banco exclusivamente a la información de la tarjeta y no del pedido.
  4. Una vez autorizada la transacción, el TPV Virtual informa tanto al comprador como a su comercio del resultado de la operación y devuelve el control a la web de la tienda virtual.
  5. En el momento en que se recibe la confirmación bancaria, la tienda virtual confirma el pedido y se procede al abono del importe en la cuenta del vendedor. En este paso es habitual que el cliente reciba un correo electrónico de la tienda confirmando la compra e incluyendo información detallada del pedido realizado.

Las pasarelas de pago ofrecidas por las entidades bancarias están basadas en servidores seguros, que garantizan que la información que circula entre nuestra tienda virtual y el banco esté protegida, sea auténtica y no pueda ser utilizada por terceros, por ello se emplean algoritmos de protección como SSL.

Un servidor seguro proporciona tres garantías de seguridad:

  • Autenticidad. Permite tener la certeza de que los datos del pago se están enviando al auténtico servidor del banco.
  • Confidencialidad. Asegura que los datos, en el caso de ser capturados por un tercero ajeno a la transacción, no podrán ser empleados ya que viajan cifrados.
  • Integridad. Garantiza que los datos que llegan al servidor del banco no se han alterado por el camino (Internet), detectándose a través de los mecanismos de seguridad de SSL cualquier alteración.

Para que un servidor sea seguro el banco debe disponer de un certificado emitido por una Autoridad de Certificación (como Verisign), quien analiza exhaustivamente los datos de la entidad solicitante y las normas de seguridad de su infraestructura.

Un internauta puede identificar un servidor seguro cuando en el navegador aparezca el símbolo correspondiente a un candado cerrado., y además en la URL el habitual http:// se convierte en https://.

Las pasarelas de pago emplean dos protocolos estándar de seguridad, SSL y SET que permiten encriptar los datos personales que viajan por la red, de forma que sólo puede ser interpretada por el sistema del cliente y el del servidor, evitando un acceso no autorizado.

El más empleado, por su simplicidad, es el SSL (Secure Sockets Layer) cuyo uso principal es cifrar el número de las tarjetas de crédito al realizar cualquier transacción online. El protocolo SSL ofrece servicio de cifrado de datos, autenticación del servidor, integridad de mensajes y, en menor medida, la identificación del cliente para conexiones TCP/IP (protocolo empleado en internet). SSL proporciona un canal electrónico seguro para realizar transacciones entre los servidores (banco, entidad emisora de la tarjeta y tienda online) y los navegadores a través del cual, cifrando los datos de compra, se pueden celebrar transacciones electrónicas con seguridad.

El SET (Secure Electronic Transaction), es un conjunto de normas de seguridad cuyo fin es asegurar la identidad de las personas que participan en una transacción electrónica, proteger la información que se envía y garantizar que esta no ha sido manipulada en este proceso. Para ello emplea certificados digitales y software de encriptado que lo hacen más complejo de usar y por lo tanto más difícil de implantar que el SSL.

Tarjetas securizadas

El proceso habitual de compra con una tarjeta de crédito implica el envío de algunos datos básicos como nº de tarjeta, titular o fecha de caducidad, que pueden estar a disposición de cualquiera con cierta facilidad.

Incluso el código CVV, 3 dígitos de comprobación visibles en la cara trasera de la tarjeta, que algunos sistemas de pago solicitan para confirmar la compra están disponibles para cualquiera que haya fotografiado o copiado la tarjeta. Este problema ha originado un elevado número de reclamaciones y supuesto importantes pérdidas para el comercio virtual que debe asumir el coste de las devoluciones de pagos.

Por esta razón, las entidades bancarias están empezando a solicitar en sus pasarelas de pago un código secreto, similar al empleado en un cajero automático, para autorizar cualquier proceso de compra con una tarjeta de crédito. Los bancos permiten aplicar dichos sistemas a las tarjetas habituales de crédito /débito, simplemente con una solicitud a través de la entidad bancaria del cliente e incluso empleando la banca electrónica, sin coste alguno. Las tiendas virtuales que exigen el uso de tarjetas securizadas se identifican mediante un logotipo de Visa (Verified by Visa) o MasterCard (MasterCard SecureCod).

Las ventajas de su uso tanto para compradores como para vendedores es clara, solamente el propietario de la tarjeta puede comprar online con ella, por lo que para los primeros se reducen los robos de identidad y, para los segundos, las reclamaciones por parte de clientes.